viernes, 15 de junio de 2007

Cementerio de la Recoleta - análisis breve

todas las imágenes pueden ampliarse

un particular culto a la muerte

El cementerio público de la Recoleta nació en 1822 por orden del gobierno de Martín Rodríguez, lindero a la Iglesia del Pilar, inaugurada en 1732. No es hasta 1871, que la huida de la epidemia de fiebre amarilla atrajo a las clases altas de Buenos Aires a construir sus residencias en el barrio, dándole la fisonomía elitista que mantiene hasta la actualidad. Lo mismo ocurrió con el cementerio, reflejando por lo tanto, la naturaleza del barrio. Posee mas de 70 bóvedas declaradas como Monumento Histórico Nacional.



de esta dama con su perro se cuentan historias de fantasmas, al igual que acerca
de Rufina Cambacéres (ver nota en esta página, mes de mayo)
El orden liberal capitalista estaba en plena expansión a escala mundial en la década de 1880, y la Argentina no era ajena a este proceso. Una elite con ideología liberal concentró el poder socioeconómico para consolidar un poderío político y económico de orden conservador, asociadas a las ideas de orden y progreso imperantes, además de asegurar el rol de la Argentina como país agroexportador en el contexto mundial.

familia Azcuénaga, presentes desde la primeras páginas de la

independencia del país

Los actores principales de este proceso serían terratenientes, comerciantes relacionados a la exportación y políticos y militares conservadores.

los Mitre, aún se mantienen como parte de la elite local
Dentro de este contexto, la adopción de ideologías hegemónicas europeas resulto importante para establecer diferencias sociales. La arquitectura fue un rasgo relevante en esta adopción foránea, siendo el estilo neoclásico el mas destacado.
El neoclásico es un estilo que abarca las artes en general, surgiendo como un movimiento con una concepción romántica, geométricamente ordenada y sobria del arte clásico, con origen en la Antigua Grecia y una prolongación reformada en el Imperio Romano.


notable trabajo forjado en metal, representando figuras de la mitología clásica

El nacimiento del neoclásico hay que rastrearlo en Francia a finales del siglo XVII. Como arquitectura se adopta en toda Europa, incluso Estados Unidos, para edificios oficiales, teatros e iglesias, caracterizándose por su monumentalidad y elegancia. Los grupos de elite como la nobleza o la alta burguesía también lo adoptan. En Argentina, la toma de este estilo por parte de la elite guarda relación con la realidad sociopolítica que veníase manifestando desde 1880 con la consolidación del concepto de nación y la inserción de Argentina en el mundo moderno a través del capitalismo agroexportador. Los vencedores en este proceso fueron los terratenientes y los comerciantes ligados a la exportación agrícola, que se consolidaron como grupos de elite.La manifestación del éxito económico y político se ve reflejada en las viviendas suntuosas y elegantes de estilo neoclásico, construidas por arquitectos y materiales extranjeros.


los Anchorena

El momento de esplendor de la elite argentina permitió sublimar a personajes contemporáneos al periodo 1880-1910 como Falcon, Lartigau, el presidente Quintana o el juez Tedin, que según el análisis histórico, no tuvieron mayor trascendencia que la simbolizada en sus tumbas monumentales.
Se observa un uso del espacio diferencial, donde las tumbas de personajes públicos se hallan en lugares privilegiados del cementerio, y la nobleza en calles laterales y en vecindad con otros panteones.

Esto parece reflejar no solo la sobriedad, sino también, la elección de una ubicación espacial que responde a una esfera privada, a diferencia de los personajes públicos, donde un Estado poderoso emprendió la elección de una ubicación espacial diferenciada, o los políticos, que si bien no son tumbas oficiales, sino familiares, también responden a una ubicación privilegiada dentro del cementerio.


La interpretación de los panteones del cementerio de la Recoleta, para el periodo 1890-1910, en relación al contexto expuesto, sugiere que dentro de la clase alta argentina había diferencias de status, y no de riqueza. Esto sugiere que el poder político lo mantenían los políticos y militares y el poder económico parecía ser compartido entre estos y la alta burguesía. A escala simbólica, esta clase social buscaba emparentarse con la nobleza europea, a través del estilo arquitectónico neoclásico.
Para el caso de la alta burguesía, los panteones estarían reproduciendo las casas que habían habitado en vida, elegantes, soberbias, sólidas;

los panteones como continuación simbólica de las viviendas en vida

para los personajes públicos y políticos, los monumentos y panteones sofisticados estarían reproduciendo una simbología poderosa por parte del poder político-económico-ideológico dominante en el período en el 1890-1910.


Crotto es conocido por una ley acerca de la regulación del mendigaje y la vagancia, por
eso a los linyeras se los llamaba "crotos"

una ochava

Cruzando las paredes del cementerio, existe una vida donde abunda la diversión, especialmente durante la noche, música ruidosa y otros entretenimientos, pero hasta el momento no se quejo ningún morador de este sagrado recinto.


contador de visitas



contador de visitas

2 comentarios:

Raquel Sarangello dijo...

El cementerio de la Recoleta(junto a todos los cementerios) es la exposición de arte a cielo abierto más grande que uno puede visitar
En los cementerios uno tiene el perfil de población que han habitado los pueblos y ciudades,por eso es para mí un paseo obligado durante los viajes que he realizado

Anónimo dijo...

el cementerio monumental me parece un centro turistico muy interesante, el cual todos los argentinos deben acreditar (digo ésto ya que, muchos turistas conocen esté, pero existen muchos argentinos, los que realmente deberiamos conocelo mas que otros, no estan enterados de su cultura.