martes, 11 de diciembre de 2007

Cualquier verdura

Todas las imágenes pueden ampliarse. Y es recomendable hacerlo para quienes deseen observar los diferente objetos que están mas de fondo.

Hablar del local de venta de objetos “Cualquier Verdura” en San Telmo sería describir un poco el lugar y también tratar de reproducir en palabras las sensaciones que despierta el local durante su permanencia. Aunque es una tarea difícil lograr que las palabras transmitan una sensación.
La casa está íntegramente decorada, y todo lo que hay en ella se vende, desde las macetas, la ropa, los discos, las lámparas, los juguetes…todo. Sin llegar a ser antigüedades, lo particular es que se trata de objetos de uso cotidiano que se perdieron o dejaron de usar por diferentes circunstancias en el túnel del tiempo. Asimismo la estructura de la casa invita a disfrutar, relajarse y divertirse.


El patio es un remanso, con un extraño personaje que hecha agua por una jarra constantemente sobre una fuente con plantas flotantes tipo lentejas. La luz solar crea un ambiente similar a esos jardines chinos de la edad de los mandarines…música y hasta olores agradables hacen desear que la permanencia no termine apresuradamente.


Los objetos en la cocina (la heladera, los coloridos “tarros” para la sal y el café, el calefón) pueden hacer recordar a distintos momentos de la década del 70 o anterior, y por que no a la propia casa de la infancia. Faltaría el aroma a tostadas con manteca.


Cuando las galletitas venían en latas.


El comedor, las sillas, la mesa, la araña, la vista al patio, el centro de mesa…hoy se le llama “retro” y algunos lo adoran, hace unos años era una cotidianeidad.


Todo lo que hay en esta habitación tiene una etiqueta con su precio. Incluso la antigua caja de los populares calzoncillos.

De acuerdo al modelo de la foto, los actuales tienen los músculos marcados y ausencia de vello. Se nota que cambio un poco el perfil de modelo masculino con respecto a hace unos 30 años.


Los pequeños personajes chinos invitan a entrar. Si se desconoce el lugar de antemano, hay que tener la buena fortuna de mirar hacia dentro de la casa…


…y este es el baño…


Una especie de hamaca de extraño diseño de un material plástico que por lo viejo, está bien mantenido.


No paso mucho tiempo, pero alguien recuerda los primeros disquetes de 5 1/4? Valga la observación de que las PC actuales hace rato que no traen el dispositivo para leerlos. En este caso sirven para una original pantalla de lámpara de pie.


El ventanal con vitreaux es parte del patio con la fuente.


- ¿Quién no recuerda al “paco pega”? si aún tiene contenido, servirá? O se habrá puesto duro el adhesivo?



El reciclado de la antigua casa, así como el cuidado y la disposición de los objetos está realizado para el deleite. Observar los objetos, asociarlos con alguna etapa de la vida (por supuesto si uno fue niño, joven o viejo hace unos 20 a 30 años atrás por lo menos!!), tocarlos…es un ejercicio saludable. Por esto, la visita puede durar bastante tiempo dentro de “Cualquier Verdura”.
Saliendo de la muchedumbre y la feria de la calle Defensa, y caminando, solo hay que doblar por Humberto Primo y pararse en el 517; es entonces que la gente desaparece, el ambiente cambia y tal vez se halle la esencia del barrio de San Telmo, no tan comercial; por lo cual haber encontrado “Cualquier Verdura” puede provocar la sensación de haber realizado un descubrimiento urbano.
El sitio: http://www.cualquierverdura.com.ar/






contador de visitas



contador de visitas

1 comentario:

Alicia Seminara dijo...

Ah, pero cómo cambió!!!!

Recuerdo que antes era terrible el desorden en el piso de abajo y en algunos rincones.

Ahora está mononísimo!